jueves, 12 de septiembre de 2013

TARTA DE MASCARPONE A LA VAINILLA CON MERMELADA DE FRESA






¡¡Holaaaa!!

Ya estamos otra vez por aquí, muy cerquita de comenzar la rutina, pero bueno aunque nos dé pereza es lo que nos queda jeje 

Pues hoy os traigo una tarta de queso mascarpone (algo anuncié por Facebook), que es un tanto diferente a las cheesecakes comunes. Según cuenta la historia, el origen de la tarta de queso proviene de la antigua Grecia, y al principio era una comida habitual entre los atletas, puesto que tiene un alto nivel de proteínas. Con el paso del tiempo, fue extendiéndose por toda Europa, y más tarde la receta llegó al continente americano. 

Bueno, pues este pastel de queso es especial, porque normalmente se usa queso tipo philadelphia, y en este caso hemos usado mascarpone, no hemos hecho la base común con galletas y mantequilla, y en lugar de hacerla en frío, la hemos cocido al horno. Además, de eso esta tarta tiene el toque especial de la vainilla, lo que le proporciona un sabor magnífico. 

La idea la he sacado del blog Mi cocina naranja, y desde que la vi tenía ganas de hacerla, y aquí está el resultado, una ricura!! :)


¿Qué necesitamos?

-2 huevos
-125 gr. de azúcar
-100 gr. de leche
-250 gr. de mascarpone 
-100 gr. de nata
-1 sobre de pudding de vainilla (venta en Lidl)
-Mermelada del sabor que os guste (en este caso es de fresa)
-3 hojas de gelatina neutra 

Elaboración

1. Ponemos en un bol los huevos y el azúcar, batimos hasta que se blanqueen y aumente el volumen. 

2. Incorporamos todos los ingredientes y mezclamos todo hasta que se forme una pasta homogénea. 

3. Precalentamos el horno a 180ºC. Engrasamos el molde donde vayamos a verter la mezcla. Echamos la pasta en el molde. 

4. Metemos en el horno durante 45 minutos aproximadamente, dejamos enfriar dentro del horno para que no se nos desinfle. 

5. Una vez que esté fría la tarta, cogemos la mermelada y la calentamos a fuego lento (la cantidad dependerá del gusto de cada persona). Mientras tanto ponemos las hojas de gelatina en agua para que se hidraten. 

6. Cuando hemos calentado la mermelada y la gelatina está hidratada, apartamos del fuego la primera y echamos la gelatina. Mezclamos todo hasta que esté incorporado. 

7. Vertimos la mermelada con la gelatina sobre la tarta y extendemos. Ponemos en frío hasta que la mermelada cuaje. Desmoldamos. 

¡¡¡A COMER!!! 







2 comentarios: